Esther Ponce Magazine

LA BAILARINA Y EL DIPLOMÁTICO

AUTOBIOGRAFÍA

Tres años llenos de aventuras surrealistas, a un ritmo frenético y de éxito en Los Ángeles , California 

"El Presidente del Atletico de Madrid Enrique Cerezo, me invita a ser su acompañante en el estreno de la película de Will Smith en Madrid, pero la noche termina ¡como el Rosario de la Aurora! ”

Ferdy había regresado de Santo Domingo donde estaba construyendo la mansión de sus sueños, y yo estaba deseando volver a verle para contarle todas la novedades sobre el DVD de Flamenco Dreams y de mi viaje a Madrid y como siempre, pedirle consejo.
Ferdy me invitó a cenar en su casa, esta vez estaríamos solos los dos. Desde la fiesta en la que casi pierdo la vida por culpa del tequila, no había vuelto, pero tenía que superarlo y acepte.
Nada más entrar en el salón , fue super extraño, porque recordé una escena que nunca antes había recordado en la que todos los invitados me miraban, unos con cara de alegría por haber vuelto a nacer, otros de asombro, la mayoría hablando entre ellos y uno muy especial y guapísimo que se parecía muchísimo al famoso actor Español Jordi Mollá, que me daba la mano y me acompañaba a sentarme en el sofá mientras me decía que me había tocado la lotería… cuando Ferdy me dio una palmada fuerte delante de mis narices para que volviese a la realidad del momento y le acompañara a la cocina. La manera de cocinar de Ferdy era como él mismo, siempre pensando en agradar a las mujeres con un toque picante y sensual. Todo estaba riquísimo y decía que la mujer siempre tenía que dar el toque final a la salsa con el picante. Ese era el momento que más le gustaba, ponía la cuchara en tu boca, y casi al mismo tiempo te besaba para probarla juntos. Y la verdad es que ese sabor en los labios era inolvidable . A pesar de no ser realmente guapo, siempre conseguía tener a todas las mujeres a su lado por su dulzura y su enorme sabiduría sobre la vida. Ferdy me llamaba la gitana rubia y yo me libraba de sus garras recordándole que al ser flamenca y católica, debía respetarme. Pero el verdadero motivo por el que no quería nada con él, era que no tenia pelo y eso para mí era imprescindible en un hombre.

Ferdy como siempre le gustaba gastar bromas y después de cenar, me ofreció un tequila, al ver mi cara, me aseguró que a mi edad era imposible dejar de tomar tequila del bueno y que solo tenía que aprender la lección y no confundirlo nunca más con el agua. Me contaba muy emocionado que su vecino Jordi Mollá que además se terminaba de marchar de su casa, le había regalado esa botella que compró cuando rodaba en Tijuana. Por lo que la escena que recordé al entrar no fue una visión y Jordi Mollá realmente estuvo en esa fiesta. Es más , me dio su número de teléfono y me dijo que se marchaba a Madrid a rodar y que le llamara cuando estuviese en Madrid. Parecía un sueño porque los ojos azules de Jordi eran surrealistas, la gran pantalla no le hacía justicia y solo en persona es cuando verdaderamente podías apreciar el azul intenso lleno de luz y agua , era como mirar un trozo de océano en una noche de tormenta, iluminado por la luna llena.
Entrando ya de lleno en el tema del DVD, Ferdy me aconsejó tener una reunión en la productora cinematográfica con el Director de cine Enrique Cerezo, quien terminaba de ser nombrado hacia tan solo unos meses, Presidente del Atlético de Madrid. Eran super amigos y se conocían de la industria del cine. Enrique Cerezo, cada vez que viajaba a Los Angeles se hospedaba en su casa porque decía que ahí comía de maravilla y siempre había chicas guapas. Ferdy no viajaba mucho a España y cuando lo hacía, no se movía en el ámbito de las oficinas y no sufría las envidias ni los impedimentos que te ponen las secretarías de los poderosos . Le dije que me parecía una maravillosa idea pero que con darme el tlf no era suficiente, porque la secretaria me tendría durante días incluso meses , tiempo que yo no tenía , esperando a encontrar un hueco en la agenda del Presidente y que finalmente me pondría una excusa muy creíble y jamás tendría esa reunión. Felix el Gato, que era como yo le llamaba cariñosamente, me escuchó atentamente y enseguida me pidió que le trajera el teléfono que estaba en su dormitorio, mientras hacía unas Margaritas y se tocaba nervioso su reluciente e hidratada calva de budita. — en España es ahora medio día y estará a punto de salir de la oficina por lo que voy a llamarle y decirle que la guapísima artista española y reina del flamenco irá a visitarle, que te escuche y que tenga en cuenta el DVD que yo mismo filme. Estuvieron hablando mucho tiempo y yo aproveché para cotillear su agenda y ver la cantidad de famosos que conocía y con los que tenía una buenísima amistad .

Enrique Cerezo producciones estaba a las afueras de Madrid en la Ciudad de la imagen y desde mi casa de la Piovera, tardé bastante en llegar, pero fui puntual como aprendí a serlo en LA.
La secretaria salió a recibirme y me invitó a sentarme en el sofá que hay justo debajo de la escalera y desde donde se podía ver perfectamente a todos los empleados en el primer piso yendo de un lugar a otro por un pasillo interminable, entrando y saliendo de las oficinas hablando en voz alta y por supuesto observándome con gran curiosidad. Hasta que se asomó por la barandilla un hombre bajito de unos 55 años, con mucho pelo peinado hacia un lado que desde abajo parecía un peluquín y al verme me sonrió como si me conociera de toda la vida y bajo a buscarme. Siempre me quedé con la duda de saber si esa sonrisa fue provocada por algo que le dijera Ferdy o porque le gusté y quería ser simpático. Ya en su despacho y con el DVD de Flamenco Dreams en la mano, me dijo que le parecía muy interesante haberme conocido y que iba a valorar el producir una película sobre la historia que yo le había contado de cómo por culpa de Enrique Morente y Diego el Cigala en una noche de juerga, nace Flamenco Dreams. —¡Del Rastro de Madrid a Hollywood! Le dije yo toda emocionada.
Me preguntó si tenía planes para esa tarde noche , porque quería invitarme a la presentación de la película “Bad Boys II “ del actor de Hollywood Will Smith, donde Jordi Mollá interpretaba a un astuto narcotraficante…
Cómo estaba cerca de Majadahonda, yo ya había quedado para comer en casa de mi madrina y a ella le gustaba hacer una larga sobremesa hablando de arte y pintura , de hadas y angelotes y después tocar el piano, por lo que terminaría bastante tarde y la idea de volver a casa, elegir ropa que ponerme y arreglarme rápidamente no me apetecía mucho. Pero mientras pensaba todo eso, Enrique Cerezo llamaba a su secretaria para que le diera la dirección de mi casa ya que él mismo pasaría a recogerme y llegaríamos juntos a la presentación. El hecho de bajar del mismo coche del Presidente del Atlético de Madrid , me hizo pensar en Ferdy y en sus consejos, por lo que reaccioné enseguida, y acepté la invitación.
Mis mejores vestidos estaban en LA y no tenía tiempo para ir de compras, menos mal que me acordé de un vestido de Dolce y Gabana que me puse en la fiesta donde bailé para el actor Andy Garcia ,que estaba en Madrid de promoción de su última película y que todavía estaba en la tintorería.

Todos estábamos esperando a que llegaran los actores, especialmente Will Smith, mientras tanto los camareros no paraban de pasar bandejas con canapés que parecían estar riquísimos pero yo estaba llenísima de la comilona que me había dado con mi madrina. Muchas personas no dejaban de mirarme, una mujer bella de 30 años al lado de un poderoso poco atractivo 25 años mayor…esta claro que con la mentalidad española , no pensarían nada bueno. Hasta que llegaron los paparazzi a entrevistar a Cerezo y yo que estaba a su lado, saldría en la TV. Al instante sonó mi móvil y era mi hermano que es forofo del fútbol y que me estaba viendo en las noticias, para advertirme que tuviese cuidado con el del peluquín. Si le hubiese hecho caso a mi madre y me hubiese desmayado delante de la prensa, ahora mismo no estaría escribiendo este capítulo porque sería famosa.
Después de recibir a los actores, los invitados pasaríamos a ver la película. Enrique Cerezo me preguntó que quería hacer, si irme a cenar con él o pasar juntos a ver la película, después de la advertencia de mi hermano y de lo  que mi intuición femenina me decía, decidí erróneamente quedarme a ver la película, por lo que Cerezo llamó a su chofer para que se marchara y que le llamaría al finalizar, o sea tres horas más tarde. La película empezó con un tiroteo que duró más de 25 minutos hasta que pronunciaron la primera palabra y los oídos me iban a estallar. Me estaba sintiendo incomoda , ese tipo de película no me gustaba y me estaban sonando las tripas de hambre. Le dije al oido al Presidente que prefería irme a cenar, pero él no se lo tomó muy bien y me dijo que ya le había dicho al chofer que se fuera y que no podíamos irnos. En ese momento, la Diva se apoderó de mí y le dije en inglés que no soportaba los tiros, que me dolía la cabeza , que tenia mucha hambre , que me dolían los pies de los tacones , que tenía frío y que iba a salir a pedir un ibuprofen y pedir que bajaran el aire acondicionado.

Ya no volví a entrar y esperé a que salieran todos. La pregunta de ¿que hubiese pasado si hubiese aceptado ir cenar con él ? me estaba torturando y me sentía fatal. Como buena luchadora , el DVD tenía que llegar lo más lejos posible y esa película hubiese sido crucial en mi carrera, pero mi dignidad era más importante y yo no estaba en venta.
No quería llamar a un taxi e irme sola porque en el coche del Presidente, había dejado un shawl precioso de seda salvaje al que le tenía mucho cariño regalo de mi madre y un bolso porta documentos de Louis Vuitton lleno de material importante y que seguramente después de la metedura de pata, nunca volvería a ver.

Enrique Cerezo salió un poco antes del resto de los invitados y me encontró fuera del recinto, se acercó y me dijo que el chofer no tardaría en llegar y que primero me dejarían a mí en casa.
Serían casi las dos de la madrugada, para  llegar a la Piovera hay que pasar por la Calle Velázquez y Justo al pasar por delante del VIPS, no puede evitarlo y le dije al chofer como si fuese mío el coche, que parase que necesitaba comer algo porque me iba a desmayar, que pena que ese desmayo no lo vería nadie, y Enrique Cerezo por la amistad que nos unía con Ferdy tuvo que doblegar.
Entramos en el VIPS y solamente cené yo, cuando le pregunté que porque él no cenaba, me contestó que él nunca cenaba, ¿entonces? ¿Porqué me había invitado antes a cenar ? ¿Solo hubiese cenado yo ? Eso es de mala educación …y mientras yo cenaba , ¿ él que haría?
Para fastidiarle un poco, pedí bastante comida y las famosas tortitas de postre que tardaron unos 20 minutos en salir recién hechas. Finalmente me dejaron en casa pero dos calles más abajo porque no quería que supieran exactamente donde vivía, por si se me ocurría matarle en un futuro :).


¡NO TE PIERDAS EL CAPÍTULO 29!

“ Cena de negocios para tres, con el Director del Canal plus Jose Manuel Lorenzo Torres y mi prima en el restaurante de lujo “Bice” de Madrid “

Periódico La Opinión de Los Angeles
 
 
Solamente necesito que me digas
Que lo que siento no es locura
Que tú lo sientes cuando me miras
 
Agua de una fuente misteriosa
Bebieron mis labios de tu boca
 
 
Esther Ponce's experimental Flamenco is ready for the Valencian Director of Tourism to meet

It is very gratifying to have an idea like the experimental Flamenco in Valencia, carry it out and have managed to attract more than 20 foreign clients to Valencia in a short time and without marketing, who have passed through the Flamenco Art Center, and who have not only They learned a lot if not they have returned to their country with a better concept of Valencia.

His experience and approach to flamenco led by Esther Ponce will make you return without hesitation to the city of Turia.

Esther Ponce not only surrounds them with her passion and charisma from the first moment, her professionalism and a very long journey through different countries of the world where she has lived for long periods, she makes them fall in love.

You just have to read the dedications of all the foreigners who write in their precious notebook created for them and that are already adding more and more.

“They also buy semi-professional shoes and a skirt to study with me.” That’s already the best! –
~ Esther Ponce

 The foreigner is used to teaching flamenco very quickly and without discipline, anything goes, any shoe, any skirt, hanging out even parodying and even ridiculing flamenco.

With me if they want to study two private hours which is the minimum, they are given the option of buying or renting the shoes and none of them have thought twice about it to this day.
 
“Being a polyglot, doors just open up to me” –
~ Esther Ponce
 
Definitely the Experimental Flamenco of Esther Ponce has an Angel!

From England, without a doubt the most special Experimental Flamenco we have had at the Flamenco Art Center in these two and a half years.

The Esther Ponce Stylized Flamenco Art Center has been open for two and a half years. El Ángel Every August 28, for Esther’s birthday, a new foreign student gives her a gift and the flamenco toast intensifies.

«The students do not want to miss the opportunity to study with me. When they start to study my technique they are hooked at the first second. Those who play sports and take care of themselves immediately identify with my stretching and feel safer for the rest of the class and those who don’t appreciate it and will surely start practicing it and taking care of themselves forever »
~ Esther Ponce

This year Esther thought that her Angel would be very busy due to the current pandemic situation and also that it would be a coincidence that another year happened.

But to Esther’s surprise it was like that and without doubt the most special flamenco toast for England.

“Discipline is my hallmark and not even the Covid has stopped us” “I have never doubted it and I will only teach classes with a mask”
~ Esther Ponce

After the experience of teaching classes with a mask? A private flamenco class for two hours without stopping, does Esther remember that when she and the student went out into the street they breathed for two seconds as if there were no tomorrow?According to Esther’s recent experience, with the mask you cannot see the total expression of the student, but the eyes also speak and flamenco is also expressed with the body.

With all the safety measures, the student disinfected her shoes, put hydroalcoholic gel on her hands, a temperature control was performed with a non-contact forehead thermometer and the student did not remove her mask during the two hours, only in the changing room that she only used to drink water. 

“Now I can present my Experimental Flamenco to the director of Tourism of Valencia and let him roll with the little ham :)”
 
~ Esther Ponce