Esther Ponce Magazine

LA BAILARINA Y EL DIPLOMÁTICO

BIOGRAFÍA

Tres años llenos de aventuras surrealistas, a un ritmo frenético y de éxito en Los Ángeles , California 

Cap. 13 Me nombran Embajadora del Flamenco en Los Angeles Consular Corps representando a España

Había puesto carteles en las instalaciones de los apartamentos Park La Brea  anunciando las nuevas clases de iniciación al flamenco para niños y mi alumno Maden, quien seguía enamorado de mi , me pintó a carboncillo un retrato precioso bailando. Era la primera vez que no utilizaba una foto y reflejaba perfectamente el estilo Disney, Justo como yo le pedí.

 En Estados Unidos no es como en España que tenemos la lavadora dentro de casa y se usa el tendedero. La gente comparte el Laundry del edificio donde lavas y secas la ropa en el momento, en máquinas enormes y que cuestan solo unos quarters. Mientras esperaba mi ropa se acercó un chico,  Ryan, preguntándome si era yo la del cartel, felicitándome por mi reciente actuación para Antonio Banderas y que se había dado cuenta que no anunciaba ninguna página web. Que él se dedicaba al diseño de webs y me dio su tarjeta. No se bien si fue su acento, su sonrisa, su pelo, su cuerpo, su origen, su religión, pero sentí un flechazo. 

Me encantaba ir a su casa cada mañana, estar muy cerca de él en el ordenador y soñaba con subirme con él a su tabla de surf que estaba en frente nuestra de testigo y todavía mojada ya que Ryan se iba todos los días a surfear a Malibú a las 6 de la mañana y después trabajábamos en estherponce.com

Eso solo lo hacen las personas luchadoras, las que sacan tiempo para todo aunque tengan que madrugar y yo me identificaba en todo momento con Ryan, quien crecía muy rápido como la espuma en su profesión, excepto en lo de madrugar que lo llevaba fatal. 

Siempre tuve muy claro que no había que mezclar el placer con el trabajo y estaba deseando terminar la web para poder quedar con Ryan a tomar unos cocktails de chocolate en Lola’s West Hollywood. 

El Cónsul me llamó para quedar a tomar café y ofrecerme representar a España entre 100 países como Embajadora del Flamenco en la gala anual del Cuerpo Consular que se celebraba en el Beverly Hills Hotel. El Cónsul ya sabía que yo era bailarina de teatro y de que no me moleste nadie en mi camerino antes de salir, pero también sabía lo que era importante para crecer en mi carrera artística en Los Ángeles.  

Después de bailar me encontré una fila enorme de Cónsules esperando una foto conmigo. El corazón me decía hacer una foto en conjunto y terminar rápido para llamar a Ryan con alguna excusa de la web e ir a verle, pero mi cabeza me ayudó a concentrarme en el protocolo , en decir lo políticamente correcto sobre cada país, en cada saludo y después de cada foto. 

Con el tiempo recibiría una carta firmada de cada Consulado de 60 países del mundo en la que pondría : 

Doña Esther Ponce, desde su llegada a Los Angeles a finales del 2001, ha contribuido a la difusión de la cultura española en esta cuidad y en el sur de California, demostrando en todo momento una gran profesionalidad y conocimiento de la cultura y el arte del flamenco…

Este material fue presentado en su día en inmigración de la ciudad de New York donde me concederían el visado O1, special abilities. Que también recibieron personalidades como la cantante lírica Montserrat  Caballé o el futbolista David Beckham. 

Como siempre el destino me guardaba una nueva aventura fascinante. Era martes y vino a ver mi clase Sofía, una chica norteamericana, alta, morena, de ojos brillantes de un color claro difícil de saber a primera vista, abogada y hablando prácticamente sin acento el español a la perfección. Me dijo textualmente que quería aprender a bailar flamenco para discoteca. Enseguida me saco una sonrisa, le invité a sentarse en el banco del estudio mientras le explicaba que en mis clases se aprendía técnica y coreografía de alto nivel y que era imprescindible tener zapatos de flamenco de profesional. Normalmente mis clases se podían ver durante un tiempo limitado a no ser que vinieses como oyente pagando un precio inferior. Pero la buena conexión con Sofía fue enorme y deje que se quedara hasta el final de clase , porque intuía que se vendría después al Sushi Place y que se convertiría en mi mejor amiga. 

Al finalizar la clase Sofía enseguida me pregunto donde podía comprar los zapatos, era difícil ya que en LA solo había una tienda carísima y además de baja calidad. 

Pero Sofia estaba de suerte ya que las alumnas que llevaban desde el principio conmigo habían encargado zapatos nuevos del mejor fabricante “ Gallardo” y que traería mi padre de Madrid  en su próxima visita. Por lo que el mercadillo de segunda mano empezó y terminó en lo alto de nuestra mesa preferida de madera probando el sonido de los tacones, mientras Sofía nos contaba el puesto que tuvo en el rastro de Madrid vendiendo vaqueros Levis cuando estudiaba en España y todo al compás del Sake va y Sake viene. 


¡NO TE PIERDAS EL CAPÍTULO 14!

La proposición indecente de Ilya Salkind, productor de “ Superman” cenando en Canter’s.

Cartel para las nuevas clases que dibujó  mi alumno el arquitecto Maden

Con el Consul de Argentina en L.A.

Con el Consul de Marruecos en L.A.

Esther Ponce's experimental Flamenco is ready for the Valencian Director of Tourism to meet

It is very gratifying to have an idea like the experimental Flamenco in Valencia, carry it out and have managed to attract more than 20 foreign clients to Valencia in a short time and without marketing, who have passed through the Flamenco Art Center, and who have not only They learned a lot if not they have returned to their country with a better concept of Valencia.

His experience and approach to flamenco led by Esther Ponce will make you return without hesitation to the city of Turia.

Esther Ponce not only surrounds them with her passion and charisma from the first moment, her professionalism and a very long journey through different countries of the world where she has lived for long periods, she makes them fall in love.

You just have to read the dedications of all the foreigners who write in their precious notebook created for them and that are already adding more and more.

“They also buy semi-professional shoes and a skirt to study with me.” That’s already the best! –
~ Esther Ponce

 The foreigner is used to teaching flamenco very quickly and without discipline, anything goes, any shoe, any skirt, hanging out even parodying and even ridiculing flamenco.

With me if they want to study two private hours which is the minimum, they are given the option of buying or renting the shoes and none of them have thought twice about it to this day.
 
“Being a polyglot, doors just open up to me” –
~ Esther Ponce
 
Definitely the Experimental Flamenco of Esther Ponce has an Angel!

From England, without a doubt the most special Experimental Flamenco we have had at the Flamenco Art Center in these two and a half years.

The Esther Ponce Stylized Flamenco Art Center has been open for two and a half years. El Ángel Every August 28, for Esther’s birthday, a new foreign student gives her a gift and the flamenco toast intensifies.

«The students do not want to miss the opportunity to study with me. When they start to study my technique they are hooked at the first second. Those who play sports and take care of themselves immediately identify with my stretching and feel safer for the rest of the class and those who don’t appreciate it and will surely start practicing it and taking care of themselves forever »
~ Esther Ponce

This year Esther thought that her Angel would be very busy due to the current pandemic situation and also that it would be a coincidence that another year happened.

But to Esther’s surprise it was like that and without doubt the most special flamenco toast for England.

“Discipline is my hallmark and not even the Covid has stopped us” “I have never doubted it and I will only teach classes with a mask”
~ Esther Ponce

After the experience of teaching classes with a mask? A private flamenco class for two hours without stopping, does Esther remember that when she and the student went out into the street they breathed for two seconds as if there were no tomorrow?According to Esther’s recent experience, with the mask you cannot see the total expression of the student, but the eyes also speak and flamenco is also expressed with the body.

With all the safety measures, the student disinfected her shoes, put hydroalcoholic gel on her hands, a temperature control was performed with a non-contact forehead thermometer and the student did not remove her mask during the two hours, only in the changing room that she only used to drink water. 

“Now I can present my Experimental Flamenco to the director of Tourism of Valencia and let him roll with the little ham :)”
 
~ Esther Ponce