Esther Ponce Magazine

LA BAILARINA Y EL DIPLOMÁTICO

AUTOBIOGRAFÍA

Tres años llenos de aventuras surrealistas, a un ritmo frenético y de éxito en Los Ángeles , California 

” EL DIPLOMATICO” Primera parte.

El consejo que me dio mi padre en el aeropuerto de Barajas de Madrid antes de cambiar de vida y viajar por primera vez a Los Angeles de California, se cumplió con creces ; —hija, primero demuéstrate a ti misma quien eres y de lo que eres capaz en un país como USA y después el resto vendrá solo… ¿qué más podía pedir ? Mi sueño americano cumplido, amigos que conservaría para siempre, momentos y vivencias que nunca olvidaré. La virgen de los desamparados que colgó mi madre en mi cuello y que todavía llevaba colgada, nunca me abandonó…LA ya era como mi segunda casa.

Al dejar las clases generales de flamenco, ya no íbamos tanto a nuestro at favorito, el Dime, pero ese día era martes, queríamos recordar viejos tiempos y quedé con Sofía para contarle todas las novedades de mi último viaje a Madrid. Como siempre nos pedimos unos cócteles de manzana . Sofía cada vez estaba más emocionada con mis historias y en cuanto le comenté la invitación al cumpleaños de la diseñadora, no lo dudó ni un minuto, y ya no pensaba en otra cosa que no fuera en sacar su billete de avión a Madrid.
Mientras el cóctel de manzana recorría nuestras venas, se acercó a nuestra mesa un chico, y como el bar era muy pequeño , oscuro y acogedor, muy educadamente nos pidió sentarse con nosotras, mientras esperaba a su amigo, al que todavía no habíamos visto que estaba en la barra pidiendo sus copas. Era fisioterapeuta y muy simpático, la verdad que bastante guapo para ser japonés . Pero me apetecía seguir sola con Sofía planeando el fiestón que nos íbamos a dar en Madrid. Hasta que llegó su amigo a la mesa y ¡casi me da un infarto! si yo ya tenia 34 años él tendría 25…definitivamente siempre he sido una atracción fatal para los yogurines… ya no me apetecía seguir hablando de Madrid. Alto, moreno con ojos verdes , fuerte pero natural , no de gimnasio y vestido justamente como a mí me vuelve loca; con una camiseta ajustada de manga corta de algodón blanca, y unos Levis 501. Lo primero que hizo cuando nos presentaron fue preguntarme si era judía, os recuerdo que estábamos en un bar donde el 90 por ciento de los clientes son judíos. Después me pidió si le dejaba tocarme el pelo. Se llamaba Izan, cuando metió sus largos dedos como los de un pianista dentro de mis rizos y se acercó a mí diciéndome al oido que le encantaba la suavidad y el olor de mi pelo, miré a Sofía y sin dirigirnos la palabra ya sabíamos el final de la historia y estábamos listas para empezar el guion que tantas veces habíamos interpretado y que nos encantaba. En esta ocasión no era un surfero de Malibu, Izan era guionista de la Paramount Pictures y vivía muy cerca del bar. Sofía tenía que trabajar al día siguiente y mi intuición me decía que aprovechara al máximo el tiempo que estuviera en LA , que cada vez era menos.

De camino a su casa, compramos para llevar cervezas con unas porciones de pizza con salami picante riquísimas y que hacían justo al lado.
El apartamento era al puro estilo japonés. Se habían mudado hacía unos días , por lo que estaba prácticamente vacío y lleno de cajas. Izan y yo compartimos la pizza mientras me contaba super emocionado todo sobre la película de Paramount que estaba a punto de salir; Collateral , protagonizada por Tom Cruise y escrita por su primo Stuart Beattie , quien se hizo super famoso por escribir el guion en 2003 de Piratas del Caribe … cuando por casualidad escuchamos cerrarse la puerta de la habitación del japonés . Solo había una silla en una esquina del salón donde se sentó Izan, quien ni siquiera me dejó pasar por delante de él , y agarrándome fuerte por la cintura como si me fuese a escapar, me dio medida vuelta y me sentó encima de él, me agarro el pelo con fuerza, nos miramos a los ojos con tanta pasión, que sólo de recordarlo me vuelven esas cosquillas al estómago…nos besamos como dos salvajes a los que no se les puede separar y es cuando Izan me dijo; — You want to see what I got?… nos abrazamos y nos amamos hasta el amanecer en esa silla que jamás olvidaré ¡fue increíble!.

Estaba deseando contarle a Sofía mi noche de pasión y la famosa frase erótica que nunca me habían dicho antes y que hoy todavía recordamos y nos reímos. Pero tuvimos que esperar una semana a que Sofía terminase un juicio muy importante .
Mientras, yo preparaba los modelitos que me llevaría a Madrid y además estaba super contenta porque me tocaba el periodo y así estaría en Madrid de mejor humor, libre de tener que estar en el baño todo el tiempo y de llevar un bolso más grande con todo el kit de supervivencia.
Pero los días pasaban y la “ Vaca Tomaka “ como yo lo llamaba, no me venía. Llevaba una semana de retraso y yo era puntual como el reloj de la puerta del Sol dando las campanadas del año nuevo. Empece a ponerme bastante nerviosa, se me pasaba de todo por la cabeza; ¿Y si estaba embarazada ? Eso era imposible porque habíamos tenido precaución, pero fue todo tan salvaje que …tenía que comprarme urgentemente un test en la farmacia. ¿ Y si daba positivo? No quise darle mi número de teléfono a izan porque me enamoraría locamente y no entraba en mis planes, pero… ¿cómo le iba a avisar? ¿le debería avisar?.
No quise decirle nada a Sofía hasta poder verla en persona. Quedamos en The Grove, en la barra del restaurante que está justo enfrente de la mítica fuente, con sus luces de colores , enfrente del cine que me recordaba aún mas al guionista, y encima un montón de niños gritando y corriendo.
Para colmo , lo primero que me dijo Sofía nada más verme fue; —¡qué bien Monty! al final te has comprado el sujetador de aumento de Victoria´s Secret del que tanto hablabas. Te queda genial y has aumentado una o dos tallas como tu querías… cuando le dije que llevaba el mismo de siempre y vio mi cara de susto, rápidamente llamó al camarero diciéndole que necesitábamos con urgencia un attitude adjustment. Pero cuando llegaron los chupitos de Strawberry Vodka , rectificó y con mucha delicadeza acercó el mío a su lado y me pidió una coca cola por si acaso.
Tenía miedo a hacerme el test y afrontar la realidad, pero no podía esperar mucho más tiempo. Lo único que tenía claro era , que si estaba embarazada seguiría adelante. Esa semana tuve mucho tiempo para pensar qué es lo que realmente me daba miedo, si el hecho de estar embarazada o el hecho de engordar y dejar de bailar. Menos mal que Sofia me recordó que el fisioterapeuta, al decirle que era bailarina, me había dado una tarjeta por si le necesitaba, por lo que llegado el momento podría localizar a Izan. Fuimos a la farmacia a comprar el test de embarazo que me haría cuando llegase a casa por la noche y estuviese tranquila y sola.

Había quedado con el Cónsul para cenar. Hacía mucho que no nos veíamos, no tenía muchas ganas pero era la tercera vez que cancelaba y un poco de distracción no me vendría mal antes de saber el resultado. Durante toda la cena, el Cónsul no paro de repetirme que había estado pensando en que a su edad, ya tenía que haber sido padre y cómo sería tener una hija conmigo, que se llamaría Esthercita y que sería guapísima, que mejoraríamos la especie y que saldría seguramente con los ojos azules. Yo enseguida pensé en los ojazos verdes de Izan y por un momento imaginé una niña rubia con rizos de oro, traviesa y actriz…Esa conversación me estaba dejando alucinada. Parecía una broma del destino, ¿o es que la maternidad estaba llamando a mi puerta? Esa fue la ultima vez que quedé con el cónsul.

El cumpleaños de la diseñadora estaba llenísimo, y yo no había estado más feliz en mi vida con el kit menstrual en mi bolso, esta vez ni siquiera me cambió el humor. Ir al baño era maravilloso y la “Vaca Tomaka “ mi mejor aliada. La fiesta estaba en el sótano , donde antiguamente habían sido las oficinas de un banco y los invitados eran todos gente VIP. Nos lo estábamos pasando super bien, pero Sofía solo pensaba en ir al bar El Cardamomo a seguir la fiesta con los flamencos. Pero algo dentro de mí , me decía que esperase un poco más, que la noche era larga y que los flamencos no se iban nunca. Para ir al baño, tenías que subir al restaurante y la cola era enorme, aun así le dije a Sofía que prefería ir a ese baño que estaría más limpio y que tardaría un poco. Que pidiera otra copa y que después nos iríamos a la Calle Echegaray. Era imposible que Sofía estuviera sola ni un solo minuto, su belleza americana llamaba mucho la atención. Cuando bajé, estaba hablando con dos chicos, uno era venezolano y estaba totalmente borracho, era ese tipo de personajes de la noche madrileña impresentables, que llegada una determinada hora no le dejan entrar en ningún sitio y el otro era un chico no muy alto con un ojo un poco más claro que otro, norteamericano, muy escandaloso y super simpático, hablaba muy bien español, pero todavía se le notaba el acento típico de “guiri”al decir torero. Sofía que había estudiado en la universidad de Salamanca, no tenía nada de acento, de hecho, muchas veces se hacia pasar por española. Pasamos un rato charlando super agradable, el norteamericano se llamaba William y me gustó bastante. Es cierto que el sentido del humor es el mejor arma para ligar ,pero la simpatía de ese chico era natural y me hubiese quedado más tiempo hablando con él , pero había prometido llevar a Sofía de fiesta flamenca, para ella era un sueño cumplido cada vez que le presentaba a artistas famosos y mucho más terminar en fiestas privadas donde sin mí seria difícil acceder. Entonces al despedimos , william me dio su tarjeta y me dijo que le gustaría invitarme a una fiesta que daría en su casa, que le llamara. Podía haberle dado la tarjeta a Sofía , pero se ve que prefería a las españolas. llevaba dos años viviendo en Madrid, era Diplomático y trabajaba en la Embajada de America, donde hacía un tiempo habíamos vivido una de las vivencias más surrealistas de mi vida con los músicos de Flamenco Dreams para la petición de los visados.
Terminamos de fiesta en El Candela, un bar cutre en el barrio de Lavapies con mucha historia por la cantidad de artistas flamencos que pasaban por allí. Tenía unas cuevas donde se formaban las mejores fiestas que yo he visto y a la que solo podías bajar si eras hombre o si te conocían bien. Nos dio el amanecer cantando y bailando por Bulerías con artistas de Jerez de la Frontera, el bailaor Joaquin Grillo se enamoró de mí y no me dejaba marcharme…disfrutamos muchísimo escuchando a la cantaora Maria Toledo que estaba a gusto no, lo siguiente.

Era el día que daba la fiesta William pero había decidido no ir, no conocía a nadie, Sofía había vuelto a LA y seguramente estaría pendiente de todos sus invitados o ni se acordaría de mí.
Esa misma tarde me llamó un chico que había conocido en la feria de turismo de FITUR en la comida que dio el Presidente de Galicia Don Manuel Fraga Iribarne, que era vecino de mi madrina en su casa de vacaciones de Pontedeume y muy amigo de la familia desde que él mismo inauguró en Ourense el Museo de mi padrino D. Julio Prieto Nespereira. Para invitarme a tomar algo en la discoteca Pacha donde se iba a reunir con varios marchantes de arte. En la comida me dio una tarjeta VIP para entrar en el Cielo de Pacha, que estaba en el último piso y donde iban personalidades de la jet set. Esa tarjeta la tenía poca gente y era como las de crédito pero negra con las letras plateadas y cuando la presenté en la puerta, el portero llamó al encargado, me miró de arriba abajo y me dejó pasar. No había vuelto a Pacha desde que era super jovencita que iba con mis amigas del colegio y el portero Arturo , me colaba sin pagar y era famosa la Panda del Moco, ahí conocí a Luismi, mi primer novio.
Por fin llegue al cuarto piso, a el Cielo, y ahí estaba en la barra esperándome el “ Baralloca “ una palabra en gallego que se le llama a una persona que habla mucho pero que solo dice tonterías. Me pidió un copa y me presentó a Isabelle Sartorius que ni siquiera me miró, la ex novia del Principe Felipe VI, era guapísima, pero estaba muy nerviosa, la gente comentaba que esperaba al camello de su madre que era adicta a la cocaina. También estaba por ahí super colocada , Arantxa de Benito, la mujer de el futbolista del Real Madrid Guti, que por lo visto estaban siempre discutiendo. El Baralloca” me dijo que me iba a presentar a Alvaro de Marichalar, cuñado de la hija del Rey de España la infanta Doña Elena. Estaba sentado en un sofá rodeado de chicas. Me pareció muy simpático y me dio su tarjeta personal . Estaba contando su gran hazaña, que había sido la primera persona en cruzar el Océano Atlántico en una moto de agua, explicando cómo recorrió 5.200 millas náuticas y en las condiciones en las que llegó a la Marina, puerto deportivo de Miami procedente de las Bahamas. Me quedé de pie escuchando la fantástica historia, hasta que de repente el aristócrata de casi dos metros de altura se levantó, me agarró del brazo con fuerza, me tiró en el sofá y me puso una mano en la pierna muy cerca de mis partes intimas y el otro brazo rodeándome el cuello que me hizo hasta daño. Me levanté de golpe, dándole un tortazo con el codo, le llamé asqueroso y me fui corriendo de ese ambiente corrupto y oscuro antes de que vinieran a detenerme. También le di un tortazo justo antes de salir con todas mis ganas en la cara al gallego por mirarme y no defenderme.


Ya en el taxi, miré la hora y pensé en William y me arrepentí de no haber ido a la fiesta, pero estaba pasando por la Calle de Serrano que me pillaba de camino a casa y me armé de valor y le llamé por teléfono pensando en que no me contestaría, pero contestó su amigo el impresentable, diciéndome que la fiesta estaba terminando pero que iba a buscar a William, a los pocos minutos se puso William y me dijo que me esperaba en el portal para que no subiese sola. Cuando le vi, me dio un vuelco el corazón, no sé si sería porque estaba super sensible por todo lo que me había pasado, pero estaba feliz de haber ido aunque fuese tarde. Solo quedaban unos cuantos invitados que ya se estaban yendo y la típica amiga que se espera hasta el final para quedarse con William ,pero que yo le fastidie el plan. Ese detalle fue una muestra de que prefería estar conmigo hablando porque los dos sabíamos que nada más iba a suceder . La casa en pleno barrio de Salamanca era espectacular, para él solo super grande, incluso con habitación de invitados separada donde a veces la Embajada hospedaba a otros diplomáticos por unos días .

Nos quedamos solos sentados en el salón en un sofá de cuero negro super grande y cómodo , viendo y escuchando de fondo un concierto de Sting, sin parar de contarnos anécdotas, cuando en una de ellas nos echamos hacia atrás y el sofá se dio la vuelta y nos caimos al suelo… estuvimos riéndonos durante una hora, mi destino estaba cambiando , la conexión entre los dos fue maravillosa pero…

No te pierdas el último capítulo 33.

“ EL DIPLOMATICO “ . Segunda parte.

Esther Ponce's experimental Flamenco is ready for the Valencian Director of Tourism to meet

It is very gratifying to have an idea like the experimental Flamenco in Valencia, carry it out and have managed to attract more than 20 foreign clients to Valencia in a short time and without marketing, who have passed through the Flamenco Art Center, and who have not only They learned a lot if not they have returned to their country with a better concept of Valencia.

His experience and approach to flamenco led by Esther Ponce will make you return without hesitation to the city of Turia.

Esther Ponce not only surrounds them with her passion and charisma from the first moment, her professionalism and a very long journey through different countries of the world where she has lived for long periods, she makes them fall in love.

You just have to read the dedications of all the foreigners who write in their precious notebook created for them and that are already adding more and more.

“They also buy semi-professional shoes and a skirt to study with me.” That’s already the best! –
~ Esther Ponce

 The foreigner is used to teaching flamenco very quickly and without discipline, anything goes, any shoe, any skirt, hanging out even parodying and even ridiculing flamenco.

With me if they want to study two private hours which is the minimum, they are given the option of buying or renting the shoes and none of them have thought twice about it to this day.
 
“Being a polyglot, doors just open up to me” –
~ Esther Ponce
 
Definitely the Experimental Flamenco of Esther Ponce has an Angel!

From England, without a doubt the most special Experimental Flamenco we have had at the Flamenco Art Center in these two and a half years.

The Esther Ponce Stylized Flamenco Art Center has been open for two and a half years. El Ángel Every August 28, for Esther’s birthday, a new foreign student gives her a gift and the flamenco toast intensifies.

«The students do not want to miss the opportunity to study with me. When they start to study my technique they are hooked at the first second. Those who play sports and take care of themselves immediately identify with my stretching and feel safer for the rest of the class and those who don’t appreciate it and will surely start practicing it and taking care of themselves forever »
~ Esther Ponce

This year Esther thought that her Angel would be very busy due to the current pandemic situation and also that it would be a coincidence that another year happened.

But to Esther’s surprise it was like that and without doubt the most special flamenco toast for England.

“Discipline is my hallmark and not even the Covid has stopped us” “I have never doubted it and I will only teach classes with a mask”
~ Esther Ponce

After the experience of teaching classes with a mask? A private flamenco class for two hours without stopping, does Esther remember that when she and the student went out into the street they breathed for two seconds as if there were no tomorrow?According to Esther’s recent experience, with the mask you cannot see the total expression of the student, but the eyes also speak and flamenco is also expressed with the body.

With all the safety measures, the student disinfected her shoes, put hydroalcoholic gel on her hands, a temperature control was performed with a non-contact forehead thermometer and the student did not remove her mask during the two hours, only in the changing room that she only used to drink water. 

“Now I can present my Experimental Flamenco to the director of Tourism of Valencia and let him roll with the little ham :)”
 
~ Esther Ponce