Esther Ponce Magazine

LA BAILARINA Y EL DIPLOMÁTICO

BIOGRAFÍA

Tres años llenos de aventuras surrealistas, a un ritmo frenético y de éxito en Los Ángeles , California 

Un invitado impide que me tire por el balcón en plena fiesta.

Estaba pasando por un momento muy mexicano en mi vida. Desde la cena con mi madre en Windows, estuve evitando las llamadas de Yelena Aguilar , referente al tratamiento facial al que me había comprometido de palabra esa noche después de varios tequilas. Muy a mi pesar ese día había llegado.  Estuve poniendo excusas para atrasar el tratamiento gratuito que recibiría por fotografiar mi piel sin maquillar y totalmente a pelo para demostrar  un antes y un después. Pero Yelena era una mexicana ¡muy persistente ! Y enseguida te envolvía con su gran sonrisa, su acento y su simpatía y profesionalidad. Yo todavía no sabía lo que me esperaba más adelante ni era consciente en el mundo erótico en el que me estaba metiendo. 

Casada con un Mexicano grande como un oso que estaba a sus órdenes. Yelena Aguilar dirigía su propio  imperio de belleza en downtown . Cuando llegué al Centro y vi a las modelos me quede alucinando. Eran mujeres poderosas y bellísimas con una piel espectacular. Una mexicana rubia con unos ojos azules enormes que fue con la que mejor me llevé y luego Miss Venezuela presentadora de Univisión que solo hablaba del fieston que daría su amigo el director de cine Ferdy en su mansión de Beverly Hills y a la que estábamos invitadas . Yelena tenía un poder especial para mantener a sus modelos unidas . Yo me mire en el primer espejo y vi la realidad, la cabeza de altura que me sacaban las otras chicas y de que para ser modelo de piel no tienes que ser alta. Pero seguía sin encontrarle sentido a ser tres modelos para el mismo tratamiento, con esas dos bellezas ya tenía que ser suficiente. Pero no, Yelena insistió en lo bonita, suave y brillante que se quedaría mi piel después del Microdermoabrasion . Las puntas de diamante que exfoliando suavemente en círculos , eliminarían la piel muerta de la primera capa de la piel de mi cara. 

Después del tratamiento se supone que no te puede dar el sol, aunque tampoco recuerdo haber recibido esa información como algo importante. La piel se queda totalmente desprotegida hasta que se regenera. En LA eso es muy difícil porque casi todo el año hace sol. En esos momentos yo además seguía enganchada al sol, a estar morena todo el año. Me ponía bandejas forradas de papel de aluminio que hacían de espejo entre el sol y mi cara o cuerpo y que era lo que más morena te ponía. Con crema hidratante sin ninguna protección solar con unas gotas de mercromina que hacían teñirse la crema de un color anaranjado que me daría un bronceado más dorado y con un spray de aceite de oliva virgen que me echaba por todo el cuerpo para mantener las gotas de agua que reflectarían también con el sol y que ayudaría a un moreno más salvaje. Además de embadurnarme de Coca Cola. Una verdadera locura en contra de la piel. Aun así como la genética tiene mucho que ver , gracias a mi madre y a mi abuela mi piel era suave, fina, sin manchas y muy a mi pesar, blanca. 

Lo más surrealista de todo es cuando a los dos días mis labios se empezaron a llenar de pequeñas ampollas de fiebre y al decírselo a Yelena Aguilar, me contestó como si fuese muy normal lo que me estaba pasando, que si tienes el estómago sucio, el cuerpo lo saca hacia fuera. Me aconsejó tomar un barberry fruits en ayunas todas las mañanas para limpiarlo y empecé a cuidar mi alimentación y a desintoxicarme de las malas costumbres españolas. 

Mi amigo Alberto me introdujo en el mundo del cacao de Beeswax que fue el que con mucha paciencia me quito esas pupas horribles y dolorosas que no me permitían ni comer. Menos mal que beber con pajita si podía , por lo que nunca olvidaré el pedo que me cogí una noche cenando con Sofía y una íntima amiga suya, divina, Italiana , que poseía la chimenea de piedra y mármol más espectacular al aire libre de la mansión más inspiradora en la que había estado. Yo me sentía incómoda con la boca así y sin poder comer por lo que solo escuchaba y bebía margaritas súper fuertes de tequila. Andrea, una década más mayor que yo, parecía feliz admirando fascinada mi escote mientras contaba orgullosa y con mucha gracia como buena italiana , el viaje que haría a las Bahamas con su exmarido y su amante. 

El efecto de las Margaritas sin nada de sólido en el estómago, empezó a salir a flote y es cuando le confesé a Sofia lo locamente enamorada que estaba de Oscar, un mexicano que conocimos en el festival de cine Español, sobrino del presidente de México DF con el que llevaba un tiempo quedando a escondidas y durmiendo debajo de la mesa cutre del despacho de un garaje.  Donde a veces me quedaba sola esperando a que mi macho cabrío llegase de madrugada y de fiesta. 

A Sofia no le extrañó en absoluto porque era increíblemente guapo, una boca perfecta de anuncio , con unos ojos verdes que eclipsaban y su manera de hacer el amor era adictiva. El único problema y por el que Sofia como amiga y abogada lucharía hasta conseguir que me olvidase de él, era el motivo por el que su padre, hermano del presidente, le castigó a trabajar sin cobrar ni un solo dólar, y sacar adelante ese negocio clandestino después de pillarle traficando con marihuana en la frontera con Tijuana. 

A la fiesta de Ferdy, el director de cine , fui sola porque allí me encontraría con las modelos y además estaba muy cerca de mi apartamento. 

Ferdy era dominicano, totalmente calvo y bajito como un buda pero delgado. Cuando me lo presentaron estaba rodeado de mujeres y a su lado el actor español Jordi Molla que era su vecino. Yo debí gustarle porque ya no me dejo sola ni un momento. Alardeaba de tener el mejor tequila traído de México y la pintura de Ralph Lauren en diferentes tonos pastel satinados en todas las paredes de la mansión, mientras los chupitos de tequila blanco volaban de la mesa. Una vez más tuve que escuchar la frase; ¡cuidado con el tequila ! que el color es blanco pero no es agua…Decidí salir a la terraza para tomar un poco el aire me sentía un poco mareada. La terraza tenía una barandilla enorme de unos 15m de larga y una altura como de un tercer piso. El tequila es un cactus que si tomas mucho puede envenenarte la sangre y sufrir un Black out o sea perdida del conocimiento. Por lo que me contó Ferdy estaba subiéndome a la barandilla cuando perdí el equilibrio y un amigo suyo que ya me había visto tambalearme pudo de milagro cogerme del brazo y evitar la desgracia de caer al vacío. La fiesta se terminó en ese momento y yo recuperé el conocimiento de inmediato al escuchar los gritos de todos por lo que estuvo a punto de ocurrir. 

Recuerdo a Ferdy llamar por teléfono a Paul para explicarle la situación y decirle que me quedaría a dormir allí y que viniese por la mañana a buscarme. Y también reírse mientras me decia; — ¡Coño mi amol ! Tú pareces una gitana rubia… cuando me vio quitarme un collar de monedas de oro a juego con la pulsera de diseño muy zíngaro, y la virgen de los desamparados que todavía llevaba colgada , muchos anillos y unos zarcillos grandes de oro. Mientras me recogía el pelo muy largo y rizado en un moño italiano con unos palillos japoneses preciosos con los que había cenado sushi y que le había robado y guardado en el bolso. 

Desde ese día, ya no volví a tomar tequila, me hice súper amiga de Ferdy con el que cada fin de semana quedaríamos a subir hasta la cima  de la montaña donde veríamos toda la ciudad de LA, y llenábamos bolsas de hojas de eucalipto recogidas del árbol para los baños famosos, exóticos y eróticos en el jacuzzi que daba Ferdy y que por supuesto me invitaría cada vez a participar y cada  vez recibiría la misma respuesta. Según él, era la única mujer que le había dicho que no a su increíble baño con aroma de eucalipto que te dejaba la piel suave como la seda. Pero tenia muy claro que no era mi tipo , que quien evita el riesgo evita el peligro, aunque con Oscar me encantaba estar en peligro.

¡NO TE PIERDAS EL CAPÍTULO 18!

“Atrapada en una Limousine con dos policías que solo llevaban de ropa la pistola ”

En la cocina de Park La Brea súper morena con un puro Cohiba de Paul.

Aunque estes adentro
Y este sentimiento
Se me antoje eterno
Esta lejanía 
Duele cada dìa
Porque no te tengo
No tengo tu boca
No tengo tus ganas
Y por màs que intento
Ya no entiendo nada.
Esther Ponce's experimental Flamenco is ready for the Valencian Director of Tourism to meet

It is very gratifying to have an idea like the experimental Flamenco in Valencia, carry it out and have managed to attract more than 20 foreign clients to Valencia in a short time and without marketing, who have passed through the Flamenco Art Center, and who have not only They learned a lot if not they have returned to their country with a better concept of Valencia.

His experience and approach to flamenco led by Esther Ponce will make you return without hesitation to the city of Turia.

Esther Ponce not only surrounds them with her passion and charisma from the first moment, her professionalism and a very long journey through different countries of the world where she has lived for long periods, she makes them fall in love.

You just have to read the dedications of all the foreigners who write in their precious notebook created for them and that are already adding more and more.

“They also buy semi-professional shoes and a skirt to study with me.” That’s already the best! –
~ Esther Ponce

 The foreigner is used to teaching flamenco very quickly and without discipline, anything goes, any shoe, any skirt, hanging out even parodying and even ridiculing flamenco.

With me if they want to study two private hours which is the minimum, they are given the option of buying or renting the shoes and none of them have thought twice about it to this day.
 
“Being a polyglot, doors just open up to me” –
~ Esther Ponce
 
Definitely the Experimental Flamenco of Esther Ponce has an Angel!

From England, without a doubt the most special Experimental Flamenco we have had at the Flamenco Art Center in these two and a half years.

The Esther Ponce Stylized Flamenco Art Center has been open for two and a half years. El Ángel Every August 28, for Esther’s birthday, a new foreign student gives her a gift and the flamenco toast intensifies.

«The students do not want to miss the opportunity to study with me. When they start to study my technique they are hooked at the first second. Those who play sports and take care of themselves immediately identify with my stretching and feel safer for the rest of the class and those who don’t appreciate it and will surely start practicing it and taking care of themselves forever »
~ Esther Ponce

This year Esther thought that her Angel would be very busy due to the current pandemic situation and also that it would be a coincidence that another year happened.

But to Esther’s surprise it was like that and without doubt the most special flamenco toast for England.

“Discipline is my hallmark and not even the Covid has stopped us” “I have never doubted it and I will only teach classes with a mask”
~ Esther Ponce

After the experience of teaching classes with a mask? A private flamenco class for two hours without stopping, does Esther remember that when she and the student went out into the street they breathed for two seconds as if there were no tomorrow?According to Esther’s recent experience, with the mask you cannot see the total expression of the student, but the eyes also speak and flamenco is also expressed with the body.

With all the safety measures, the student disinfected her shoes, put hydroalcoholic gel on her hands, a temperature control was performed with a non-contact forehead thermometer and the student did not remove her mask during the two hours, only in the changing room that she only used to drink water. 

“Now I can present my Experimental Flamenco to the director of Tourism of Valencia and let him roll with the little ham :)”
 
~ Esther Ponce