Esther Ponce Magazine

LA BAILARINA Y EL DIPLOMÁTICO

BIOGRAFÍA

Tres años llenos de aventuras surrealistas, a un ritmo frenético y de éxito en Los Ángeles , California 

Cap. 10 Fin de Año, un arquitecto construye un escenario para mi en su mansión de Bel Air.

Mi madre ya estaba en LA para pasar la Noche Buena conmigo. Yo todavía no estaba preparada para volver a España. Todos mis alumnos , estaban fascinados con su belleza y su dulce personalidad. 

En especial Paul, que no se separaba de mi para nada. Y quien había decidido ayudarme e involucrase en todos mis deseos, proyectos, sueños, caprichos y metas. Paul no tenia nada que ver con el show business, era mexicano y vendedor de medicinas, en concreto a una comunidad grande judía. Por lo que tenia bonos en los restaurantes más exclusivos de California y mientras disfrutábamos de la mejor comida, hablábamos de flamenco. Y así, bajo mis órdenes, se convirtió en mi productor y en mi guardaespaldas. 

Enseguida  mi madre se dio cuenta de como me miraba, totalmente anonadado y es cuando me advirtió de que sin duda , estaba enamorado de mi y que tuviese mucho conocimiento. 

Al terminar la clase, llevamos a mi madre al Sushi Place y ni siquiera la espuma blanca que echaba por la boca al confundir el wasabi con el aguacate, le impidió advertirme otra vez, de que tenía a otro alumno enamorado de mi. 

Un arquitecto filipino, Maden, quien  me comentaba  que su jefe, daba una fiesta de inauguración dedicada a España para Fin de Año, en la Mansión que se terminaba de construir en Bel Air. Que le había hablado de mí y quería conocerme. 

¡La mansión era espectacular! Wáng Jin nos estaba esperando en el jardín junto a su mujer, quien ultimaba los detalles del Brunch que nos habían preparado. Mientras Maden, me explicaba que Jin, de origen chino, iba a convertir su jardín en un trozo de España y el flamenco no podía faltar.

Yo no había bailado nunca en un Fin de Año y mucho menos en una fiesta privada. El escenario era mi mejor aliado y cuanto más separada del público estuviera , mejor.  Por lo que pensé, que si pedía mucho, dirían que no y me quitaría de encima el compromiso de Fin de Año.  

Como si fuera Madonna, pedí un escenario del tamaño de un teatro, con la escenografía inspirada en la arquitectura andalusí, con arcos entrecruzados y lobulados, bóvedas de crucería, mi cañón de luz, el mejor sonido, mi propio camerino , las primeras mesas muy separadas del escenario y $20.000 en efectivo y por adelantado por solo 30 m de duración. 

Pero mi sorpresa fue, cuando su mujer se levantó de la mesa con una enorme sonrisa, me cogió de la mano, me llevo al principio de la colina y me dijo que podrían utilizar muchas columnas como en la mezquita de Cordoba para levantar el escenario y al que yo tendría un acceso independiente desde mi camerino. 

Maden ya estaba a mi lado con su cuaderno tomando notas y me miraba como si no fuese real, había pasado de ser su profesora de flamenco vestida con faldas largas, viejas, y camisetas rotas, a toda una estrella, que además le haría aumentar considerablemente su cuenta bancaria. 

Mr Wáng se quedó en la mesa ligando descaradamente con mi madre y es cuando utilize mi última carta, diciendo que mi madre tenía que volver a España para pasar Noche Vieja con mi padre y mis hermanos y que yo me sentiría muy triste sin su ayuda en una noche tan importante. Enseguida llamó a su secretario y sin dejar de conquistar a mi madre, le pidió que le comprara un nuevo billete a Madrid y en primera clase. No tuve más remedio que darle la mano y aceptar. 

Mi madre y yo ya teníamos cara de dólar y nos empezaba a preocupar realmente el tamaño del moño italiano, por lo que comenzamos a planear la visita de mi padre. 

Alex sería el acompañante de mi madre. Le pedí por favor que no bebieran mucho, sobre todo nada de mezclar que a mi madre no le sentaba bien. Sin embargo, los viajes de Alex a la inmensa barra llena de jamones y paellas, eran continuos y mi madre tenia 10 copas de diferentes licores que iba degustando disimuladamente y que intentaba tapar con mis fotos , que había puesto para los invitados en cada una de las mesas. 

Quedaba una hora  para terminar el año y Paul entró en el despacho de Wáng Jin a cobrar el dinero. 

Pago a los músicos y se guardo en la chaqueta como si fuera Camarón de la Isla, los $19.000 en efectivo. Fuimos a la mesa para brindar con mi madre antes de bailar y allí estaban Alex, Maden y Paul, todos mis enamorados juntos y con su ¿futura suegra? 

Baile por Solea por Bulerías  y por Tangos flamencos. Tener a más de 1000 invitados callados en una noche así fue para mi todo un reto. Y bailar para personas tan apasionadas por mi cultura y mi país, nunca lo olvidaré. 

Al despedirnos, la mujer de Wàng Jin me dio un sobre con $ 3000 de propina que habían dejado los invitados de su mesa para mi.  Mire a Alex y se lo di dándole las gracias por recibirme en LA y dejarme un lado de su cama. 

Tuvimos que dejar los coches en Bel Air y volver a LA todos en la Van de Paul, que era el único que no había bebido. Y por supuesto hicimos varias paradas de emergencia en el andén de el freeway, para que mi madre vomitara todos los licores antes de acostarse ¡a dormir La Mona! 

 

¡NO TE PIERDAS EL CAPÍTULO 11!

Por culpa del tequila estreno “ Flamenco Sensual” presentado por el Cónsul de España.

De espaldas, mi alumno Maden enamorado de mi

Si hay que navegar que me lleve la marea,
primito donde me quiera llevar,
porque te juro que si yo voy  contigo
!No quiero mas na!
que son cositas buenas…
Esther Ponce's experimental Flamenco is ready for the Valencian Director of Tourism to meet

It is very gratifying to have an idea like the experimental Flamenco in Valencia, carry it out and have managed to attract more than 20 foreign clients to Valencia in a short time and without marketing, who have passed through the Flamenco Art Center, and who have not only They learned a lot if not they have returned to their country with a better concept of Valencia.

His experience and approach to flamenco led by Esther Ponce will make you return without hesitation to the city of Turia.

Esther Ponce not only surrounds them with her passion and charisma from the first moment, her professionalism and a very long journey through different countries of the world where she has lived for long periods, she makes them fall in love.

You just have to read the dedications of all the foreigners who write in their precious notebook created for them and that are already adding more and more.

“They also buy semi-professional shoes and a skirt to study with me.” That’s already the best! –
~ Esther Ponce

 The foreigner is used to teaching flamenco very quickly and without discipline, anything goes, any shoe, any skirt, hanging out even parodying and even ridiculing flamenco.

With me if they want to study two private hours which is the minimum, they are given the option of buying or renting the shoes and none of them have thought twice about it to this day.
 
“Being a polyglot, doors just open up to me” –
~ Esther Ponce
 
Definitely the Experimental Flamenco of Esther Ponce has an Angel!

From England, without a doubt the most special Experimental Flamenco we have had at the Flamenco Art Center in these two and a half years.

The Esther Ponce Stylized Flamenco Art Center has been open for two and a half years. El Ángel Every August 28, for Esther’s birthday, a new foreign student gives her a gift and the flamenco toast intensifies.

«The students do not want to miss the opportunity to study with me. When they start to study my technique they are hooked at the first second. Those who play sports and take care of themselves immediately identify with my stretching and feel safer for the rest of the class and those who don’t appreciate it and will surely start practicing it and taking care of themselves forever »
~ Esther Ponce

This year Esther thought that her Angel would be very busy due to the current pandemic situation and also that it would be a coincidence that another year happened.

But to Esther’s surprise it was like that and without doubt the most special flamenco toast for England.

“Discipline is my hallmark and not even the Covid has stopped us” “I have never doubted it and I will only teach classes with a mask”
~ Esther Ponce

After the experience of teaching classes with a mask? A private flamenco class for two hours without stopping, does Esther remember that when she and the student went out into the street they breathed for two seconds as if there were no tomorrow?According to Esther’s recent experience, with the mask you cannot see the total expression of the student, but the eyes also speak and flamenco is also expressed with the body.

With all the safety measures, the student disinfected her shoes, put hydroalcoholic gel on her hands, a temperature control was performed with a non-contact forehead thermometer and the student did not remove her mask during the two hours, only in the changing room that she only used to drink water. 

“Now I can present my Experimental Flamenco to the director of Tourism of Valencia and let him roll with the little ham :)”
 
~ Esther Ponce